A ti, a ellas, a Clara…

12:41

No sabes cuánto me hubiera gustado conocerte, cuánto me gustaría que hoy estuvieras aquí, en medio de esta batalla, en medio de este caos. Ayer fue otro día gris, uno de esos que últimamente tanto se vienen sucediendo contra nosotras, las mujeres. Ayer en el pleno del Congreso donde tú luchaste por todas nosotras volvimos a perder ante un gobierno impasible, destructor. Una bandada de personas maquilladas de democracia y liberalismo volvieron a votar para coartar aún más los derechos de todas nosotras, volvieron a votar y a ganar contra los millones de mujeres que componemos este maldito país en el que se está convirtiendo nuestra España, esa España que a ti también te obligó a dejarla atrás para siempre. En medio de esta mal llamada crisis somos el pueblo el que vuelve una y otra vez a ver cercenados sus derechos, y en esta ocasión estamos siendo las mujeres las que nos vemos obligadas por este vil legislador a perder algo tan humano como es el derecho a decidir por nosotras mismas. Nos quieren obligar a llevar una vida de la que ellos solo se preocupan hasta el momento de que tengamos que parir. Bajo la bandera de la defensa de la vida se esconden personas que aún en pleno siglo XXI guardan ese sentimiento dictatorial que los encumbró al poder. Cuánto hemos querido avanzar entre todos y, para qué poco ha servido. Con la guadaña de la mayoría electoral coartan nuestras libertades, eliminan ayudas, nos condenan a irnos de nuestras propias casas y nos quitan el dinero de nuestros bolsillos con injustos impuestos, para después obligarnos a malvivir y hacer malvivir a nuestros hijos, nuestro más puro fruto de la vida. Clara, cuánto me gustaría que alguien como tú cogiera las riendas de este país y nos defendiera ante estos monstruos que tapa nuestras bocas, oprime nuestros cuerpos y suprime nuestro deber de defender, de actuar y de luchar por lo que personas como tú tanto alzasteis vuestras voces. Me niego a pensar que este es el fin, me niego a aceptar este destino y me niego a creer que todas nosotras vamos a asentir una vez más y vamos a permitir que estos esperpentos de la mala política vayan a decidir por nosotras y nos obliguen, como mucho tiempo atrás, a morir en la clandestinidad, en una mesa de cocina o desangradas por los alambres de una percha en nuestras entrañas.
Es irónico que esto se haya decidido el día en el que la mujer que años atrás se dejó la vida en defendernos a todas cumpliría 125 años. Felicidades, doña Clara Campoamor. Esta batalla la hemos perdido, pero aún nos queda guerra que dar. Esta va por ti, por ellas, por todas nosotras.


María P.M

Para el ecuador de la semana...
Grandes palabras, gran persona y gran amiga María.

¡Besos Azules aunque el día sea gris!


Chic Click, Chic Click
Angela Glezer

You Might Also Like

0 comentarios

Google+ Followers